PLAGAS COMUNES
PLAGA RATAS
ESPECIES Aprox. 3000 especies. Orden Rodentia. Las más conocidas son: Rattus rattus, Rattus norvegicus, Mus musculus, Oryzomis longicaudatta, Bandicota bengalensis, etc.
ENFERMEDADES QUE TRANSMITEN Peste bubónica, Fiebre hemorrágica, Leptospirosis, Neumosistosis, Meningoencefalomielitis, Rickettsiosis vesiculosa, Tifus murino, Hantavirus, Toxoplasmosis, Yersiniosis, Amebiasis, Antrax, y muchas mas.
MEDIDAS PREVENTIVAS Inspeccionar toda la estructura de la construccion a los fines de evitar la entrada. Sellar, revocar, colocar tejidos (tipo palomero, bien cerrado), o suplementos en las puertas.


EL RATÓN DOMÉSTICO

Nativos de Asia central, estos ratones llegaron al Nuevo Mundo con los colonos y conquistadores que arribaron desde Europa y de otros puntos del viejo mundo. Son mamíferos muy adaptables, viven en tan estrecha asociación con el hombre que, junto con las ratas, se han ganando el nombre de "roedores comensales". Además, se han difundido por todos los rincones del planeta, son verdaderamente cosmopolitas.
Descripción: El ratón casero o doméstico (Mus musculus o Mus domesticus), también conocido con el nombre común de "laucha", es un pequeño y delgado roedor de unos 7 cm de largo (o 16 cm incluyendo la cola). La cabeza es grande en relación con el cuerpo, presenta el hocico ligeramente puntiagudo, pequeños ojos negros y ligeramente prominentes, orejas relativamente grandes cubiertas de pelos ralos. La cola es tan larga como el cuerpo, está casi desprovista de pelos, es oscura y claramente anillada. Generalmente son de color marrón grisáceo, café claro o gris oscuro, con el vientre mas claro. Un ratón adulto puede llegar a pesar unos 15 a 30 gramos. En muchos lugares es considerado como uno de los roedores mas problemáticos y muy dañinos.
Hábitat: Estos ratones viven dentro y alrededor de viviendas, granjas, fábricas, establecimientos comerciales, a campo abierto y en áreas cultivadas. Donde los inviernos son muy severos, los ratones se movilizan hacia casas y edificios en busca de refugio y alimento.

Alimentación: Los ratones son omnívoros, pero muestran una notable preferencia por granos y semillas. Alimentos con alto contenido graso, ricos en proteínas o azúcares pueden ser preferidos aún cuando hayan granos y semillas disponibles. Por ejemplo: jamón, chocolate, manteca y nueces, son alimentos muy apetecidos por los ratones.

Se alimentan de noche, con mayor actividad al oscurecer y poco antes del amanecer. Si hay luz continua son más activos en los períodos de mayor silencio. Un ratón adulto consume unos de 3 a 4 gramos de alimento por día. Su natural curiosidad los lleva a probar nuevos alimentos y a explorar objetos nuevos que encuentran en su territorio o hábitat. Comen muchas veces ingiriendo pequeñas cantidades (100 a 200 mgr cada vez) en distintos sitios y mordisqueando diversos alimentos. Establecen puntos "favoritos" de alimentación que visitan continuamente y que suelen estar ubicados en áreas oscuras donde se sienten protegidos cuando están fuera del nido. Muchos excrementos, y un notable olor a ratón identifican estos puntos de alimentación. En situaciones urbanas, la actividad diurna de ratones generalmente puede ser índice de una severa infestación.
Requieren muy poca agua, pudiendo tomar entre 3 y 9 ml por día. En ambientes urbanos pueden satisfacer sus necesidades con el agua contenida en los alimentos que ingieren. Además tienen funciones especializadas para conservar el agua y/o producir la propia cuando escasea y en tiempos de sequía. Sin agua o con alimentos secos puede reducirse su potencial reproductivo.

Biología: Normalmente de hábitos nocturnos, pero en latitudes extremas, la prolongada duración de los días del verano los obliga a estar activos durante algunas horas del día. No tienen buena vista ni distinguen colores, pero tienen muy desarrollados otros sentidos (oído, olfato, gusto y tacto). Se reproducen a lo largo de todo el año, pero cuando viven en exteriores suelen hacerlo en otoño y primavera. Las hembras entran en celo cada cuatro días, pero normalmente una hembra puede tener de 5 a 9 camadas de entre 4 y 8 gazapos al año. Las crías nacen ciegas y sin pelos, en unas dos semanas se cubren de pelo y los ojos y oídos se abren. En estos momentos ya comienzan a ingerir sólidos traídos al nido por la madre y se independizan de la leche materna. El período de gestación es de unos 18 a 21 días. Las hembras jóvenes llegan a su madurez sexual en 35 a 45 días de edad.

Su gran potencial biológico hace que las poblaciones de ratones puedan crecer rápidamente sobre todo en buenas condiciones ambientales y alimenticias, sin embargo la tasa reproductiva y la supervivencia de los gazapos declinan marcadamente cuando la densidad poblacional es alta. Una laucha o ratón doméstico vive en promedio entre uno y dos años.

Comportamiento: Pueden pasar toda su vida en el interior de edificios. En áreas suburbanas y rurales, puede infestar edificios pero también se los encuentra en exteriores, entre hierbas, cerca de los cimientos de construcciones, en cobertizos o en espacios debajo de diversas estructuras. Hacen sus nidos cerca de las fuentes alimenticias con materiales recogidos del lugar y en sitios protegidos y oscuros, recorren distancias cortas entre los alimentos y el nido. Es frecuente encontrar ratones que han desarrollado todo su ciclo biológico sin salir del reducido espacio conformado por un "pallet" de harina, arroz o fideos, o de un fardo de algodón donde se alimentan de las semillas ricas en aceite comestible.
Establecen territorios en los que suele haber un macho "fuerte" o dominante, una o más hembras, varios machos subordinados y crías de camadas recientes. El macho dominante evita compartir su territorio con otros machos y mantiene constantes peleas por la posición social dentro de su colonia. Los jóvenes, al dejar el nido, luchan por el control de algún territorio ocupado, o se mueven hacia áreas libres. Así se difunden las infestaciones de ratones.
El tamaño del territorio depende del arreglo físico del medio, del alimento disponible y del número de ratones en esa área, siendo en general, de 3 a 10 metros alrededor de su nido. Exploran su territorio varias veces cada día, familiarizándose con todos los detalles de los caminos hacia el alimento y el agua, las entradas donde se resguardan y los puntos donde se esconden de sus enemigos. Van marcando su territorio con gotas de orina.
Reaccionan con curiosidad, investigan los cambios y objetos nuevos que pueden presentarse en sus territorios. Presentan la tendencia a hacer acopio de alimentos que luego guardan en rincones y huecos que normalmente pueden pasar desapercibidos.
Habilidades de los ratones: Pueden saltar hasta unos 30 cm desde el suelo, y hasta casi un metro en carrera, pueden utilizar superficies
Daños: Los roedores pueden transmitir varias enfermedades a los humanos, incluyendo la salmonelosis (envenenamiento por alimentos), rickettsias, y coriomeningitis linfocítica. Los ratones pueden ser portadores de leptospirosis, fiebre por mordedura, helmintos y una enfermedad fúngica de la piel en humanos. Por lo tanto su presencia no debe ser tolerada en casas, escuelas, guarderías, hospitales, restaurantes, depósitos de alimentos, depósitos en general, oficinas, cafeterías, cabañas, y otras áreas donde los humanos pudiesen tomar contacto con los roedores o con los organismos que transportan en su cuerpo o en sus secreciones
En casas y establecimientos comerciales se alimentan de diversos productos y de alimentos para pájaros, perros o gatos. Pero además de lo que consumen contaminan los alimentos con orina, heces, saliva y pelos.
En 180 días un par de ratones:
-Consumen 1,8 kg de alimento.
-Dejan unas 18.000 cacas.
-Excretan unos 355 ml de orina.
Aunque un ratón adulto requiere unos 3 a 4 gramos de alimento por día, destruye una considerable cantidad adicional por su hábito de mordisquear distintos productos sin ingerirlos totalmente.
Producen importantes daños cuando se instalan en los materiales de aislamiento (poliestireno) en construcciones, cámaras de frío, hornos de panadería, oficinas, y edificios comerciales. A menudo se instalan en electrodomésticos (lavaplatos, heladeras, maquinas expendedoras de gaseosas o café, etc.) . Pueden roer los cables y producir cortocircuitos con riego de incendio o haciendo que los equipos dejen de funcionar correctamente. En garages o en galpones de agricultores es frecuente encontrar motores y diversos equipos de uso estacional o poco frecuente con cables, mangueras o correas dañadas por los ratones. También suelen encontrarse ratones anidando en motores, asientos de vehículos, en cajoneras o estanterías.
Los ratones suelen dañar distintos elementos guardados en altillos, garages, sótanos y museos. Pinturas, libros, documentos, testamentos, y otros valiosos objetos dañados por roedores pierden su valor y su reemplazo suele ser imposible. Los roedores muertos en sitios inaccesibles son causa de presencia de insectos carroñeros, tales como diversos gorgojos (derméstidos) y moscardones que se alimentan de sus despojos.
Los roedores muertos y las infestaciones secundarias de insectos, consecuencia del uso de rodenticidas para controlar ratones, son situaciones antihigiénicas inaceptables que llevan a pensar en la no utilización de cebos tóxicos rodenticidas en interiores.
Como ya se ha dicho, los ratones acostumbran a acumular alimentos o a llevarlos a otros sitios donde pueden pasar desapercibidos. Este comportamiento es muy común y puede resultar peligroso si se trata de cebos tóxicos, o puede significar un problema adicional de gorgojos y polillas de granos almacenados.
Igualmente los materiales que constituyen sus nidos, generalmente bien escondidos, suelen ser causa de inesperadas infestaciones de insectos (derméstidos, polillas, etc.). Esto indica la necesidad de evitar el uso de rodenticidas que pueden llegar a contaminar alimentos almacenados o los lugares de preparación de los mismos. Los métodos físicos de control resultan efectivos, higiénicos y seguros ya que los roedores capturados pueden ser eliminados adecuadamente