PLAGAS COMUNES
PLAGA CLAVEL DEL AIRE
ESPECIES
ENFERMEDADES QUE TRANSMITEN
MEDIDAS PREVENTIVAS


El control del clavel del aire, es una acción importante para el mantenimiento y conservación de las especies arbóreas nativas e introducidas, que son susceptibles al ataque de esta maleza, que se ha convertido en una de las principales plagas forestales, debido a su competencia por oxigeno y luz, junto a su alta capacidad de multiplicación.

El clavel del aire es una maleza epífita (vive sobre las plantas), pertenece a la familia de las bromeliáceas, conociéndose varias especies, entre las mas conocidas están Tillandsia recurvata, T aeranthos, T usneoides. Otros ejemplares conocidos dentro de esta familia son el ananá y plantas ornamentales como Guzmania y Vriesia.
Sus raíces son reducidas, la absorción de agua y minerales la cumplen las hojas y brotes por medio de los tricomas, que cubren aprox. el 5% del área foliar.
Las semillas son pequeñas y se diseminan fácilmente con el viento.
Daños
Las colonias de clavel del aire, producen en las plantas hospedantes, una lenta pero inexorable muerte de troncos y ramas porque:
· Compiten por luz y oxigeno
· Dificultan la fotosíntesis, la respiración y la transpiración.
· Disminuyen la formación y acumulación de reservas.
· Las raíces estrangulan en mayor o menor medida el floema (vasos de conducción) impidiendo la libre circulación de sabia.
· Impiden la formación de nuevas hojas.
Todos estos efectos conducen a un decaimiento generalizado, que tarde o temprano terminan con la muerte de la planta.
Hospedantes.
Características que favorecen el ataque:
· Corteza firme que no se desprenda.
· Ramas horizontales.
· Corteza rugosa.
· Ausencia de látex.
· Gran superficie de contacto.


Grado de susceptibilidad del hospedante.
· Altamente Susceptible: árboles de corteza rugosa, ancha, permanente y poco uniformes, ramas horizontales y copa amplia. Por ej.: cedros, pinos, talas, algarrobos..
· Moderadamente Susceptibles: árboles de corteza exfoliante y liviana, copa densa y siempre verde, presencia de aceites esenciales. Por ej.: eucaliptos, plátanos, robles, nogales, araucarias.
· Baja Susceptibilidad: árboles que segregan sustancias que no permiten que se apoyen las maleza, ramas verticales, corteza caediza… por ej.: ciprés piramidal, álamos...