EDITORIAL
Picadura de Viboras  -  Ver editoriales anteriores
Autor: Gonzalo Huertas - gh@cpdesinfecciones.com.ar

 

 

ACCIDENTE OFIDICO   (PICADURA DE VIBORAS)

 

Cuando la víbora advierte la presencia de una persona, se enrosca, levanta un

poco la cabeza y hace vibrar la cola: es ésta su posición de defensa. Si se la pisa,

se toca inadvertidamente o nos ponemos a su alcance, el animal se extiende hacia

delante en forma rapidísima- No salta-, abre su boca, clava sus colmillos e inyecta

el veneno.

El veneno de la yarará, yarará ñata y víbora de la cruz, actúa sobre la sangre,

dando desagradables síntomas locales:

- dolor intenso e inmediato

- edema oscuro que luego se extiende por todo el miembro.

Este proceso se dirige hacia arriba hasta afectar los ganglios correspondientes del

miembro lesionado.

Pasadas algunas horas, se pueden formar ampollas con un contenido seroso y

sanguinolento.

Los primeros síntomas locales denuncian el ofidismo, ante los cuales se debe

realizar el tratamiento específico.

Los síntomas generales, que a veces están ausentes, se manifiestan por un

“shock” primario transitorio, aumento del número de latidos del corazón, dificultad

respiratoria y ceguera momentánea. En los casos de mayor gravedad se presenta

un cuadro de hemorragias generalizado (sangre por las encías, oídos, orina, etc)

que acompañado por una baja temperatura revelan la gravedad del caso. A la

confusión mental y el estado sincopal, sobrevienen la muerte, que será luego de

12 horas, casi nunca antes.

En los accidentes por cascabel, con un veneno que actúa sobre el sistema

nervioso, casi no presentan síntomas locales y el dolor es soportable; pero los

fenómenos generales son de extrema gravedad: decaimiento intenso, vómitos,

aceleración del ritmo del corazón, impotencia muscular, dificultad en la vista y

sensación de asfixia.

En los accidentes más graves se advierte la caída de los párpados y los músculos

de la frente elevados, parálisis fláccida de los músculos respiratorios lo que puede

provocar la muerte por asfixia, luego de 10 a 12 horas (de acuerdo con la

gravedad del caso).

 

TRATAMIENTO

Para estos accidentes, el único tratamiento específico es el suero antiofídico. Este

se obtiene con el mismo veneno de las víboras, el que una vez extraído se inocula

al caballo en pequeñas dosis, en forma gradual y progresiva, hasta lograr la

inmunidad del animal; luego se extrae parte de la sangre del caballo y con esta se

prepara el suero específico para neutralizar las toxinas del veneno.

La vía de administración y la cantidad de suero que se debe aplicar, serán

decididas por el médico, ya que cada accidente presenta un cuadro de distinta

gravedad, la que está en relación a la cantidad de veneno, el lugar de la

inoculación, el tiempo transcurrido, el estado del individuo, etc.

La administración del suero puede provocar reacciones alérgicas, por lo cual el

médico tratante administrará previamente medicamentos apropiados para

contrarrestarlas.

En los niños, debido al menor peso corporal, el accidente reviste mayor gravedad,

por tal motivo no se debe demorar el tratamiento específico.

Después de 5 a 10 días de administrado el suero, pueden presentarse reacciones

de tipo alérgico: erupción cutánea, fiebre, dolores articulares, etc. que deberán ser

tratadas por el médico.

En caso de accidente:

- NO haga cortes en el lugar de la picadura

- NO haga ligaduras

- NO cauterice la herida

- NO le suministre bebidas alcohólicas, ni solventes de ninguna especie

(nafta, kerosene)

- NO debe agitarse

Que debe hacerse:

- SI MANTENGA AL ACCIDENTADO EN REPOSO

- SI TRANQUILÍCELO

- SI AFLÓJELE LAS ROPAS (CINTURÓN, ZAPATOS, ETC)

- SI DELE A TOMAR ABUNDANTE LIQUIDO, PREFERIBLEMENTE

BEBIDAS CALIENTES Y AZUCARADAS (TE, CAFÉ, MATE COCIDO).

- SI LLÉVELO LO ANTES POSIBLE AL CENTRO ANTIPONZOÑOSA MÁS

PRÓXIMO.

 

COMO PREVENIR UN ACCIDENTE?

Porcentaje de frecuencia de accidentes:

0% cabeza

1% tronco

2% brazos

18% manos

79% piernas

Proteja sus piernas con botas o polainas

- NO SALTE OBSTÁCULOS – PARESE SOBRE

  ELLOS PARA OBSERVAR POR DONDE DEBE

  PASAR

 

- NO INTRODUZCA LAS MANOS DEBAJO DE

  TRONCOS O PIEDRAS

 

- REALICE UNA BARRERA CONEL TRONCO Y

  ESTARA SEPARADO DEL ANIMAL

 

- NO INTRODUZCA LAS MANOS EN CUEVAS O NIDOS

 

- INSPECCIONE CON UN PALO

 

- NO TOQUE LAS SERPIENTES MUERTAS, PUES A

  PESAR DE ELLO EL VENENO SIGUE ACTIVO

 

- OBSERVE CON UNA VARA, QUE LUEGO

  ARROJARÁ LEJOS O QUEMARA

 

 

- NO TRANSPORTE VÍBORAS EN FRASCOS O

  BOLSAS

 

- UTILICE RECIPIENTES QUE PARA ESE FIN SE

  ENTREGAN EN INSTITUTOS ESPECIALIZADOS