EDITORIAL
DENGUE 2da. parte  -  Ver editoriales anteriores
Autor: Gonzalo Huertas - gh@cpdesinfecciones.com.ar
 DENGUE  2da. parte

 Aedes aegypti.

Este mosquito es el vector del dengue, la fiebre hemorrágica dengue y

la fiebre amarilla urbana. Se trata de un mosquito doméstico que se cría

en recipientes artificiales, dentro de las habitaciones humanas o en la

proximidad de éstas. A medida que proliferan los nichos, las poblaciones

de la especie tienen mayor densidad.

Se sabe que el mosquito, también se reproduce en recipientes

artificiales situados lejos de las habitaciones humanas y en oquedades

naturales, por ejemplo cavidades de árboles, bambúes, cubiertas de

automóviles. Cuando el agua se acarrea y almacena, los recipientes

constituyen habitats ideales. Estos sitios de cría deben recibir atención

particular a raíz de los desastres naturales, sobre todo si el

abastecimiento normal de agua esta interrumpido. Las cisternas, latas,

botellas, floreros de cementerios, neumáticos y casi cualquier recipiente

deshechado que contenga agua dulce puede constituir un foco de

infestación.

La hembra del mosquito adulto deposita sus huevos por separado junto

a la pared del recipiente a nivel de agua o inmediatamente encima de

este. Las lluvias que acompañan las inundaciones facilitan el agua

necesaria para la eclosión de los huevos, que pueden resistir la sequedad durante varios meses. Las lluvias fuertes a menudo arrastran

gran parte de la puesta inicial de huevos, pero rápidamente se produce

una rápida eclosión de Aedes aegypti en nuevos sitios de oviposición.

Cuando las condiciones son favorables, la eclosión puede tener lugar a

los 2 ó 3 días de la puesta.

También si las condiciones son favorables, las larvas se desarrollan en el

transcurso de cinco a siete días. De la cuarta fase de larva, el insecto

pasa a pupa y, a los dos o tres días, a la de adulto.

En consecuencia, el ciclo de vida se puede desarrollar en alrededor de

diez días.

Los nuevos adultos no suelen dispersarse a más de cien metros, y las

hembras preferirán las viviendas que haya proximidad u otras

construcciones humanas. En efecto, para formar sus huevos, las

hembras necesitan alimentarse de sangre, preferiblemente de

huéspedes humanos. El adulto puede vivir de seis a ocho semanas y la

infestación por virus dura toda la vida.

 Métodos para el saneamiento del medio.

 Métodos naturales.

Incluyen cambios en el ambiente natural para suprimir la proliferación

de formas inmaduras de los mosquitos vectores. Estas medidas pueden

producir efectos a largo y corto plazo. Las primeras se basan en el

relleno o drenaje de los criaderos potenciales del vector.

En ocasiones el mosquito se desarrolla en letrinas o fosas sépticas recién construidas o abandonadas.

Entre otras medidas, figuran la modificación del paisaje tendiente a la

eliminación de la vegetación que produce sombra, alimento o

acumulaciones de agua que puedan contribuir a la abundancia de los

mosquitos. La vegetación próxima a los hogares puede influir en la

proliferación, cuando sea posible, se deben cortar o retirar las malezas d

los alrededores, los agujeros en los árboles y otros depósitos naturales

de agua de lluvia se deben rellenar con hormigón, arena, tierra

apisonada, grava, etc. Deben eliminarse, o al menos recortarse cada

año los tocones u otra vegetación cercana a las casas.

 Mejora del abastecimiento y almacenamiento del agua

El simple suministro de agua potable a los barrios u hogares no basta

para reducir el uso de recipientes destinados al almacenamiento de agua

que cumplen una función importante en la proliferación del mosquito.

Se debe suministrar agua potable en cantidad, calidad y con la

regularidad suficiente durante todo el año para reducir el uso de vasijas,

tanques, tambores que constituyan criaderos potenciales del vector. El

abastecimiento individual de agua corriente es la mejor alternativa, al

uso de pozos, surtidores públicos, etc.

Los sistemas de almacenamiento pueden también ser diseñados para

prevenir la oviposición, existe un tipo de recipiente de polietileno de altadensidad, con una malla protectora de fibra de vidrio que permite el

paso del agua de lluvia pero impide la aparición de mosquitos adultos.

También el uso de bolitas de poliestireno expandible en las fosas

sépticas y en los tanques de agua de donde se extrae el agua por la

parte inferior.

Todas las actividades educativas destinadas a despertar el interés de la

población sobre la importancia del uso adecuado de los recipientes de

agua son esenciales.

 Tratamiento de los desechos sólidos.

Los tachos de basura deben ser fáciles de manipular y limpiar, y deben

tener tapas bien ajustadas. Los desechos sólidos se deben colocar en

bolsas plásticas, y guardar en los tachos de basura adecuados. Esto

reducirá la dispersión de la basura por los desagües y drenajes de las

calles.

Se recomienda una frecuencia de recolección de dos veces por semana

como mínimo para el control de moscas domésticas y roedores en

climas cálidos. Estos servicios deberán cubrir toda el área del municipio.

Los neumáticos pueden tratarse con insecticida, sal o jabón para el

control de larvas

 Modificación de otros sitios de proliferación creados por el hombre.

Las cercas y postes hechos de árboles huecos, bloques de hormigón o

botellas rotas , se deben rellenar con arena compactada para eliminar

los focos potenciales. Los neumáticos deberán cubrirse con lonas o

poner bajo techo. Los baldes y otros recipientes se deberán colocar

invertidos si están al aire libre. Las macetas y floreros con plantas

ratifícales se le deberá hacer orificios para que el agua drene. Las

plantas naturales pueden colocarse con una mezcla de arena y agua.

 Protección personal

Una de las formas de protección es el uso de repelentes.

 CONTROL QUÍMICO

Esta exclusivamente reservado a empresas de control de plagas, dirigidas por profesionales  con conocimientos sobre toxicología y biología.

consultas@cpdesinfecciones.com.ar

 Se recomienda no hacer uso de insecticidas ni otros productos químicos con poder residual en casas de familia, sin el asesoramiento de un técnico o profesional.